Temas que siguen siendo tabú 

Cosmética ginecológica: fundamentos y medios.

Dana SAWAN1Barbara HERSANT2


1Unidad de Obstetricia y Ginecología, Hospital Rey Abdulaziz, Jeddah, Arabia Saudí
2Unidad de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva del Hospital Henri Mondor, Créteil, Francia

Para la correspondencia: Dr. Dana Sawan: Tel: +966 50 560 8206 Email: dana.s.sawan@gmail.com Calle Abdullah Bin Huthafa 2737, distrito de Ash Shati Código postal: 23414

Introducción

 

No existe una definición científica de la belleza y, en particular, de los genitales. Los criterios de belleza están hoy en día influenciados por los medios de comunicación como la publicidad y la pornografía(1). Así, la percepción de las mujeres sobre sus partes íntimas ha evolucionado con el tiempo. De ser órganos "vergonzosos" (terminología médica oficial) en un pasado reciente, influenciado por la religión judeocristiana, los genitales se han convertido en un órgano noble en la sociedad contemporánea(2). Ahora se anima a las mujeres a amar sus partes íntimas, a explorarlas y conocerlas como requisito previo para alcanzar el orgasmo, e incluso a mostrarlas, a ofrecerlas a su pareja.

Así pues, este cambio de percepción se ha conseguido gracias a los medios de comunicación, a costa de un despojo progresivo del cabello y de una lucha despiadada contra los pliegues naturales considerados excesivos, lo que lleva, en el caso "ideal", a una vulva juvenil (Mirada de Barbie)(1,3). Otros criterios de belleza de este vulva "perfecta". son su pigmentación y su funcionalidad (ausencia de olor, estrechez, etc.).

Para conseguir este ideal, se utilizan varios medios, desde simples cremas hasta la cirugía estética íntima, cuya demanda aumenta en todo el mundo, especialmente entre los jóvenes. En este artículo se analizan los medios disponibles en la actualidad cosméticos ginecológicos.

La búsqueda de la vulva reparada "perfecta".

Indicaciones de los cosméticos ginecológicos.

La cosmética ginecológica aún no es una práctica bien codificada y basada en pruebas sólidas(1).

En efecto, la percepción de nuestro cuerpo es subjetiva. Por lo tanto, la demanda de un procedimiento estético está más influida por la propia percepción de nuestro cuerpo que por cualquier consenso científico o la presencia de alguna patología en sentido estricto.

Además, la propia prestación del servicio se ve influida por el género y las creencias del profesional. Por ejemplo, se descubrió que las mujeres cirujanas eran menos propensas a responder a las solicitudes de cirugía íntima que sus homólogos masculinos(1,4).  

En 2016 se publicaron unas directrices europeas para regular el manejo de las enfermedades vulvares (5).

Sus principales recomendaciones son el examen ginecológico y anorrectal obligatorio, el respeto a la dignidad, la evaluación y prevención de las infecciones de transmisión sexual, la investigación de la candidiasis en presencia de irritación o secreción vulvar, la evaluación de la función sexual y el diagnóstico y tratamiento previos de patologías vulvares comunes como la psoriasis, el eczema, el liquen o la displasia vulvar.

Además de las solicitudes espontáneas de procedimientos quirúrgicos ginecológicos estéticos, las indicaciones potenciales para los procedimientos estéticos incluyen

    1. Trastornos pigmentarios
    2. Atrofia vulvar o síndrome genitourinario posmenopáusico
    3. Molestias vulvares y vulvodinia
    4. Liquen, psoriasis y eczema
    5. Foliculitis posdepilatoria
    6. Reasignación de género

Significa

Cirugía

Cirugía reconstructiva vulvar, clitoriana y vaginal es conocido y se practica desde hace tiempo como remedio para ciertos traumas, como las violaciones de guerra o las mutilaciones genitales. Sin embargo, el procedimiento quirúrgico más solicitado es la ninfoplastia de reducción(1,3). Esta última es muy popular entre las pacientes jóvenes que se inspiran más en el ideal publicitario o pornográfico que en el conocimiento de la anatomía femenina. La indicación de estas cirugías es difícil Esta es una pregunta que hay que plantearse a falta de normas anatómicas sobre el tamaño de los genitales femeninos. De hecho, los pocos estudios existentes sobre el tema concluyen que gran variabilidad en el tamaño del clítoris y los labios(6,7). En 1985, los labios menores que superaban los 5 cm se consideraban agrandados, pero hoy en día el límite para algunos cirujanos está en torno a los 3 cm, lo que da lugar a vulvas de aspecto cada vez más juvenil(1,8). Por lo tanto, la indicación se basa esencialmente en el criterio del cirujano consultado.          

Otros procedimientos quirúrgicos son pubopexia (fijación quirúrgica de un monte de Venus que se cae), lipofilling de los labios mayores (ampliación mediante inyección de grasa autóloga), liposucción (aspiración del exceso de grasa) y lifting de vulva, periné y vagina. Este último es solicitado por las mujeres que se quejan de una relajación de la musculatura pélvica y de la vagina y tiene como consecuencia una disminución de las sensaciones durante las relaciones sexuales y una prolapso variable (cuello uterino, vejiga, recto) a través de la abertura vaginal (9,10) (ver Figura 1).

Cirugía de reasignación de sexo se practica para adquirir los órganos sexuales del sexo opuesto en el contexto estricto de disforia de género. La realiza un equipo multidisciplinar (psiquiatra, endocrino, ginecólogo, urólogo, etc.) tras un seguimiento mínimo de dos años(11).

Sin embargo, la cirugía no está exenta de complicaciones. De hecho, los pacientes pueden sufrir hemorragias, infecciones bacterianas o micóticas y aflojamiento de suturas postoperatorias (desuniones) que requieren una revisión.(12).

Figura 1. Curación de la vagina suelta y aumento de los labios mayores mediante lipofilling con inyección de grasa autóloga.

Emolientes ginecológicos

La utilidad y eficacia de los emolientes se ha demostrado en ginecología(13). Aparecen en atrofia vulvovaginal y tienen varias propiedades: Lubricación, hidratación, calmante. Algunos se incorporan ahora directamente a las toallas sanitarias (Figura 2).

Ácido hialurónico tópico

El ácido hialurónico aplicado varias veces por semana en caso de atrofia o todos los días en caso de erosión o de heridas vulvares, permite calmar la mucosa, restablecer su PH y, por tanto, su trofismo. Este tratamiento suele ser bien tolerado, pero el problema es la persistencia. En efecto, la eficacia cesa cuando se interrumpe el tratamiento. Es interesante como tratamiento complementario o a largo plazo en una rutina de cuidados, en cuyo caso debe aplicarse una o dos veces por semana. 

 Factores de crecimiento

Los factores de crecimiento son sustancias reguladoras presentes en pequeñas cantidades que promueven la multiplicación de una cepa celular específica en el organismo(14). Las composiciones que los contienen contribuyen a mejorar la salud vaginal reduciendo la sequedad, mejorando las sensaciones durante las relaciones sexuales, manteniendo un pH entre 3,8 y 4,2; mejorando la secreción vaginal permitiendo una cicatrización más rápida con el aumento del colágeno. Cos factores están contenidos en concentrados de plaquetas que se inyectan localmente en combinación con ácido hialurónico. Se ha demostrado clínicamente que mejoran la atrofia vaginal en mujeres posmenopáusicas(15) (véase Figura 3).

Despigmentación de la zona íntima

La hiperpigmentación de la zona íntima se debe a factores tanto intrínsecos como extrínsecos. Factores intrínsecos son los trastornos hormonales, el uso de píldoras anticonceptivas y la resistencia a la insulina. Factores extrínsecos Entre ellas, el uso de ropa interior ajustada, la humedad, el afeitado o la depilación con cera caliente(16).

Se utilizan varios productos para remediar la hiperpigmentación de la zona íntima. Provocan una descamación de la zona afectada o bloquean la síntesis de melanina, el pigmento natural responsable de la hiperpigmentación.

Entre ellas se encuentran:

Ácido tricloroacético que hace que las capas superficiales de la epidermis se desprendan y aparezca una nueva capa más clara, dperóxido de hidrógeno: Estimula la producción de elastina y colágeno en las capas profundas de la epidermis, dácido kójico: bloquea la producción de melanina, dLáser de CO2 reduce o bloquea la síntesis de melanina, yes preparaciones comerciales combinando estos ingredientes activos de diversas maneras, que existen en el mercado,(Figura 2).

 

Figura 2. Emolientes y soluciones aclaradoras para la zona genital.
Figura 3. Productos comerciales que contienen factores de crecimiento dedicados a la zona genital.

Conclusión:

Cosmética ginecológica es un campo en rápido crecimiento, impulsado por la publicidad y la pornografía. La creciente demanda, especialmente entre las mujeres jóvenes, a veces adolescentes, debe ser evaluada adecuadamente para discernir las motivaciones y expectativas subyacentes de los solicitantes con el fin de reducir la riesgo de dismorfofobia.

 

REFERENCIAS

  1. Colson MH. ¿Qué pasa hoy con la genitoplastia estética femenina? Cirugía genital estética femenina: punto-contrapunto. 2012;

  2. Borrillo D, Lochak D. La liberté sexuelle. Presses Universitaires de France; 2005.

  3. Zwang G. Remodelación de la vulva. Explotar una ignorancia. Sexologías. 2011;20(2):106-18.

  4. Reitsma W, Mourits MJ, Koning M, Pascal A, van der Lei B. Ningún hombre es una isla: la influencia de la predisposición personal de los médicos a la apariencia de los labios menores en su toma de decisiones clínicas: una encuesta transversal. J Sex Med. 2011;8(8):2377-85.

  5. van der Meijden WI, Boffa MJ, Ter Harmsel WA, Kirtschig G, Lewis FM, Moyal-Barracco M, et al. 2016 European guideline for the management of vulval conditions. J Eur Acad Dermatol Venereol. 2017;31(6):925-41.

  6. Lloyd J, Crouch NS, Minto CL, Liao L-M, Creighton SM. Aspecto genital femenino: la "normalidad" se despliega. BJOG Int J Obstet Gynaecol. 2005;112(5):643-6.

  7. Verkauf BS, Von Thron J, O'Brien WF. Tamaño del clítoris en mujeres normales. Obstet Gynecol. 1992;80(1):41-4.

  8. Munhoz AM, Filassi JR, Ricci MD, Aldrighi C, Correia LD, Aldrighi JM, et al. Reducción estética de labios menores con resección en cuña inferior y reconstrucción con colgajo de pedículo superior. Plast Reconstr Surg. 2006;118(5):1237-47.

  9. Lahlali A, Sawan D, SidAhmed-Mezi M, Meningaud J-P, Hersant B. Restauración del himen: una experiencia de un centro marroquí. Aesthet Surg J. 2021;

  10. Adamo C, Corvi M. Cosmetic mucosal vaginal tightening (lateral colporrhaphy): improving sexual sensitivity in women with a sensation of wide vagina. Plast Reconstr Surg. 2009;123(6):212e-3e.

  11. Weigert R. Cirugía de reasignación de sexo masculino a femenino, Male-to-Female. 2014;

  12. Diputado Goodman. Cirugía plástica y estética de los genitales femeninos: una revisión. J Sex Med. 2011;8(6):1813-25.

  13. Stockdale CK, Boardman L. Diagnóstico y tratamiento de las dermatosis vulvares. Obstet Gynecol. 2018;131(2):371-86.

  14. Sánchez M, Anitua E, Cugat R, Azofra J, Guadilla J, Seijas R, et al. Nouniones tratadas con preparación autóloga rica en factores de crecimiento. J Orthop Trauma. 2009;23(1):52-9.

  15. Hersant B, SidAhmed-Mezi M, Belkacemi Y, Darmon F, Bastuji-Garin S, Werkoff G, et al. Eficacia de la inyección de concentrado de plaquetas combinado con ácido hialurónico para el tratamiento de la atrofia vulvovaginal en mujeres posmenopáusicas con antecedentes de cáncer de mama: un estudio piloto de fase 2. La menopausia. 2018;25(10):1124-30.

  16. Vachiramon V, McMichael AJ. Aproximaciones a la evaluación de la hiperpigmentación labial. Int J Dermatol. 2012;51(7):761-70.